viernes, 17 de febrero de 2012

Recuperando el tiempo

No falla. De pronto, sin avisar (o con avisos a los que uno prefiere ignorar), uno se libera de todas las obligaciones superfluas que le han tenido ocupado la mayor parte del tiempo durante los últimos meses y, así, sin comerlo ni beberlo, al día siguiente se pone malo. Con gripe. Con fiebre. Y sin mami en casa a la que quejarse.

Definitivamente, estar malo sin tener a una madre a la que quejarse (al menos, le lloraba por teléfono) no mola.

Pues eso, no falla. Cada vez que mi cuerpo se relaja, las defensas deben de cogerse vacaciones y acabo enfermo; ya sea gripe, gastrointeritis, faringitis o cualquier cosa terminada en itis. Soy de esa gente tonta que se pone malo en vacaciones o en fin de semana. Desde luego, debo de ser el primer funcionario disfuncional.

En fin, que la semana pasada fue mi primera semana libre en varios meses (entendiendo por "libre" el seguir trabajando a cien kilómetros de casa, el tener una pila interminable de redacciones y de exámenes que corregir y demás obligaciones varias) y voy yo y, como soy así de inteligente, pues me cojo la gripe y me la paso envuelto en una manta viendo a Ana Rosa y sucedáneos por la tele.

Si ya estaba gilipollas, probablemente mi gilipollez habrá aumentado en un doscientos por cien.

Pero, eso sí, me dio tiempo a leerme las cartas de amor del certamen del que soy jurado y quedar satisfecho con el resultado. Recogí las novelas del certamen del que soy comité de lectura. Di una charla sobre literatura juvenil a profesores y bibliotecarios que disfruté muchísimo y, sí, también me ha dado tiempo a desesperarme con la nueva novela.

Porque, no sé si os pasa a vosotros, pero ahora que tengo tiempo para dedicarme a ello, me da ansiedad. Es como una sensación que empieza en la boca del estómago y que sube a la garganta y que hace que el corazón lata más rápido; que te da vértigo y terror y que te hace pensar: "madre mía, madre mía, madre mía, que voy a escribir. ¡Qué nervios!". Así que luego vas y como es un pensamiento que te supera, te pones a hacer cualquier otra cosa.

Siempre me pasa cuando llego a cierto punto en cada proyecto. No es miedo a la página en blanco, no sé exactamente qué es pero se parece a pensar que ahora que puedes dedicarte a ello, a lo mejor no das la talla.

Pero no os preocupéis porque suele durarme solo los primeros días.

Eso espero.

Porque si no, significará, que la ración doble de Ana Rosa y sucedáneos varios me dejó definitivamente (más) gilipollas.

8 comentarios:

Begoña dijo...

A mí me sucede y sé lo que es, que no habrá nunca el suficiente tiempo para dedicarle. De pronto querrías que el mundo se detuviese para dejarte escribir tu novela a tu ritmo y en paz. Pero el teléfono suena y el reloj suma minutos y horas, y se te escapa el tiempo de disfrute con tal rapidez, que enseguida tienes que ocuparte de otras cosas, cuando todo lo que querrías es escribir.
Saludos

Isabel dijo...

Me ha encantado tu entrada, porque me he sentido completamente identificada, aunque, en mi caso, en otro ámbito completamente diferente el tuyo.

Enhorabuena por tu blog

Isabel

Rusta dijo...

Bueno, me quedo con lo de que solo te dura dos días :). A mí también me ocurre algo así, hay cosas que dejo "para cuando tenga tiempo", pero cuando lo tengo solo me apetece hacer el vago. En cambio, la inspiración siempre aparece cuando más cosas tengo en la cabeza. Será la ley de Murphy...

Besos.

Ardid dijo...

¿Y a eso le llamas parar? Ten cuidado, que telecinco te quita neuronas y las deja inservibles para el fin de los días.
Cuando tenga tiempo libre, leeré tu última publicación. ;)

Mara Oliver dijo...

:)
dicen que los bebes duermen tanto porque es cuando fijan lo que han aprendido, de vez n cuando es bueno parar un poco a tomar aliento e impulso ;)

Fans de Acetre Folk dijo...

Fer, estamos los dos iguales. Que te mejores!!!

Anónimo dijo...

Alguien me dijo que suele pasar en vacaciones porque bajamos las defensas. Manda narices.

Recúperate pronto guapodemí :*******

Cos

Fernando Alcalá dijo...

Muchas gracias a todos por los ánimos y por pasaros por aquí! ya solo queda la resaca de la gripe. Y dos días de fiesta que pienso aprovechar y exprimir al 100%!