domingo, 20 de enero de 2008

Marchando una de recomendaciones

Estoy leyéndome Los treinta y ocho errores más comunes a la hora de escribir ficción (y cómo evitarlos) --The 38 Most Common Fiction Writing Mistakes (And How To Avoid Them)-- por Jack M. Bickham y me está gustando tanto porque está escrito con tanta naturalidad, tanta gracia y de una manera tan cercana que me parece bueno hasta el índice, así que aquí os lo planto para que ni yo ni vosotros caigamos en esos errores. La traducción cutre y salchichera es mía:
  1. No te pongas excusas... cuando puedes evitar el retraso a la hora de ponerte a escribir con estas ideas para empezar tus proyectos.
  2. No te consideres demasiado inteligente... cuando puedes poner los pies de tu escritura sobre la superficie terrestre--donde están tus lectores, por cierto.
  3. No trates de darte ínfulas cuando escribas... cuando puedes darle fuerza a tu escritura traduciendo ideas complicadas en un lenguaje simple y directo.
  4. No esperes milagros... cuando puedes alcanzar tus metas literarias a través del trabajo duro, de la paciencia y de la perseverancia.
  5. No calientes motores... cuando puedes escribir una historia llamativa desde el propio comienzo de la misma.
  6. No describas atardeceres... cuando puedes hacer que tu historia se mueva evitando las descripciones floridas y detalladas.
  7. No uses a gente real en tus historias... cuando puedes crear personajes vívidos y convincentes a través de la exageración.
  8. No escribas acerca de debiluchos... cuando puedes construir personajes fuertes y activos.
  9. No eludas los problemas... cuando puedes llenar tu escritura de conflictos reales.
  10. No hagas que las cosas ocurran sin razón aparente... cuando puedes usar el trasfondo y la motivación para darle lógica y credibilidad a tu ficción.
  11. No te olvides de los estímulos y de las reacciones... cuando puedes fortalecer tu escritura a través de la causa y el efecto.
  12. No olvides acerca de quién es la historia... cuando puedes evitar la confusión a través del uso de los pensamientos de tu personaje como punto de vista principal así como sus percepciones para que controlen la historia.
  13. No falles a la hora de clarificar el punto de vista... cuando puedes hacer que tus lectores se queden absortos con un solo personaje y sus problemas.
  14. No adoctrines ni sermonees a tus lectores... cuando puedes transmitir la información a través de medios más innovadores y creativos.
  15. Tampoco dejes que tus personajes lo hagan... cuando puedes alejar tus diálogos de la documentación pesada y la información por la mera información.
  16. Tampoco dejes que sean unos charlatanes... cuando puedes mantener un diálogo brillante y directo buscando una meta conversacional.
  17. No mutiles el discurso de los personajes... cuando puedes escribir un diálogo realista sin tener por qué recurrir a dialectos, slang, coloquialismos y lenguaje ordinario.
  18. No te olvides de las sensaciones... cuando puedes crear empatía por un personaje usando sus pensamientos, sentimientos y sensaciones acerca de lo que le rodea.
  19. No tengas miedo de decir "dijo"... cuando puedes hacer que tus diálogos se mantengan firmes evitando el uso de sinónimos que acaban distrayendo al lector.
  20. No asumas que lo sabes: búscalo... porque un pequeño error te puede quitar la credibilidad.
  21. Nunca dejes de observar ni de tomar notas... cuando puedes afinar tus habilidades descriptivas practicando continuamente sobre el mundo que te rodea.
  22. No ignores la estructura de escena... cuando puedes usar sus siete sencillos pasos para crear una escena impactante en la que se vaya aumentando la tensión.
  23. No tires cocodrilos desde el tejado... cuando puedes crear complicaciones interesantes relacionadas directamente con tu historia.
  24. No te olvides de dejar que tus personajes piensen... cuando puedes utilizar el poder de la "emoción a través de la decisión" para conseguir tus metas en la historia.
  25. No camines sin sentido por la niebla... cuando puedes definir la dirección de tu historia y mantenerte firme sobre ella.
  26. No te preocupes por ser demasiado obvio... cuando puedes confiar en que tu historia es lo suficientemente clara y poderosa como para mantener a tus lectores a la luz de tus palabras.
  27. No te critiques hasta morir... cuando puedes dejar simplemente que fluyan tus humores creativos.
  28. No te preocupes por lo que vaya a pensar tu madre... cuando puedes escribir libremente, sin las presiones del exterior.
  29. No te escondas de tus propios sentimientos... cuando puedes llenar tu escritura con la pasión y la emoción que buscan los lectores.
  30. No lleves lo que escribas al club de lectura... cuando puedes evitar los consejos innecesarios, incorrectos e irrelevantes.
  31. No ignores el consejo de los profesionales... cuando te puedes beneficiar de la experiencia de escritores ya publicados.
  32. No persigas el mercado... cuando puedes escribir ficción sólida y publicable sin tener por qué colgarte de las modas.
  33. No poses ni te posiciones... cuando puedes quitar de tu prosa la pretensión y el cinismo que no hace más que detener el flujo de tu historia.
  34. No desperdicies ideas... cuando puedes utilizarlas una y otra vez.
  35. No te detengas demasiado pronto... cuando puedes tener en tus manos un trabajo realmente terminado después de completar un plan de revisión y corrección.
  36. No tengas prejuicios acerca de los editores... cuando les puedes enviar tus manuscritos sin mácula, para que ellos no tengan prejuicios sobre ti.
  37. No abandones... cuando puedes ser optimista y persistente en tu carrera como escritor.
  38. No te quedes sentado mirando a las musarañas... cuando puedes empezar a escribir ahora mismo, y seguir escribiendo hasta el éxito.
Algunos de los errores y consejos son obvios, otros no tantos, hay algunas incluso discutibles, pero el libro es tan inteligente y me ha gustado tanto que no podía evitar compartirlo con vosotros. Ya sabéis:

The 38 Most Common Fiction Writing Mistakes (And How To Avoid Them) por Jack M. Bickham - Writer's Digest Books.

10 comentarios:

leo dijo...

¡Hola, fer!
¿No está traducido todavía? Al final me van a obligar a reciclar mi ingléssssss.
Yo añadiría una más: No dejes que tu conexión a internet sea tu peor enemigo... Cuando podrías estar escribiendo en lugar de mariposeando por la Red.
Me han gustado, me parecen que van justo donde duele.
Besos. Feliz domingo.

José María dijo...

Libros de éstos hay a porrillo...y no creo que sea bueno aficionarse a ellos porque puedes tirarte toda la vida estudiándolos y no empezar nunca a escribir.

Yo he usado de guía de orientación el libro de Stephen King Mientras escribo, y aparte de entretenerte con la historia de su vida te da unos consejos que a mí me han parecido oro: decir siempre la verdad, no abusar de los adverbios, hacer cada día mil palabras culmimando la obra en no más de 3 ó 4 meses y escribir a puerta cerrada hasta la primera corrección.

Fernando Alcalá dijo...

Hay que reciclarse, Leooo, que este tipo de libros solo los hay en inglés, aunque en españól está el de Escribir de Vicente Páez, que también me gustó mucho en su día. Además, ¿Qué harás cuando seas famosa y te entreviste Oprah si no reciclas el inglés?

Y, José María, asumir que por leer estos libros (cuando, además, soy filólogo y es un tipo de literatura que me gusta también por deformación profesional) dejo de escribir cuando además es uno de los consejos que doy en la entrada: "no dejes de escribir nunca, ponte a escribir ahora" es un poco absurdo, ¿no? ;)

Y, sí, esos consejos del libro de Stephen King son muy buenos. Su libro todavía no lo he leído, no es un autor que me guste, reconozco su valía, pero sus historias en sí nunca me engancharon (Carrie fue la única que lo hizo, y no sé si era porque yo era muy adolescente por aquella época). Gracias por la recomendación.

Tawaki dijo...

¿No sería mejor que se llamara los 38 aciertos? Así ya te lo darían hecho.

Un abrazo.

Fernando Alcalá dijo...

Pues tienes razón, Tawaki. La verdad es que a medida que he ido leyendo me han seguido pareciendo útiles, de esas cosas que es mejor enmarcar al lado de la cama para que sea lo primero que veas al levantarte...

Rosa Ribas dijo...

Gracias por compartirlo. Son un buen apoyo en momento bajos o vagos.

Fernando Alcalá dijo...

al final acaban siendo los dos lo mismo porque a veces la vagancia viene por lo bajo que te sientes, o viceversa, que te sientes bajo precisamente por la vagancia. Qué difíciles somos los seres humanos (y por eso más divertidos, claro). Gracias por pasarte por aquí, Rosa.

PERICO ESPASA dijo...

Hola Fernando;

Gracias por los puntos.

La solución pasa por interiorizar cada punto y hacer de el una erramienta útil y no una barrera o un filtro por lo donde hacer pasar a la musa de cada uno. Porque sino todos los libros parecerian estar escritos por el mismo cirujano plástico.

Desconocia la existencia del libro del sr. King, personalmente me maravillan estos libros, porque nos dan la visión que tiene cada autor de la literatura, y para los que somos más de autores que de obras, es toda una emoción. Casi como tomarse un café con ellos.

Yo que además paladeo mejor las cosas rancias, recomiendo "La palabra escrita", de Mercedes Salischs, o algo menos empalagoso "Suspense: Como se escribe una novela de intriga", de la amiga Highsmith.

m zafrilla dijo...

Vata tela!

Aldery dijo...

yo estoy de acuerdísimo con la inmensa mayoría ;)

(miau!)