jueves, 25 de septiembre de 2008

Hablando solo y asustándome a mí mismo

"Joder. Qué perdido estoy cuando no escribo!"


(reflexión en voz alta que me ha sorprendido hasta a mí después de limpiar mi casa a fondo, poner dos lavadoras -mi armario es la envidia del de Isabel Preysler, lo menos, solo que en masculino-, tener puesta la tele de fondo, el itunes también, y dar vueltas y vueltas a mis 35 metros cuadrados sin saber qué hacer.

No.

El deporte no es una alternativa, gracias)

8 comentarios:

Ruth dijo...

¡Ja, ja! Te ha tocado el día marujo, nos pasa a todos (poco, la verdad, muy poco).
Tiene solución: escribe algo nuevo. O lee para coger ideas para noviembre, que se acerca peligrosamente.

trilceunlugar dijo...

sonrío...quiero ver una foto de tu armario...ordenado por colores?
El placer siempre es mio. Aprender de los maestros es un placer. Te leo en silencio

leo dijo...

Pues te aseguro que un par de carreritas, de esas que te hacen volver a casa con la lengua fuera, a veces es la mejor manera de luchar contra la página en blanco.
O contra la pereza.
Hala, a escribir (o a trotar) ;)

Diego Flannery dijo...

Decía Miechenbaum, trabajando sobre los textos de Lev Vigotsky..."el discurso interior, modera la conducta".
Me pregunto ¿de qué habla tu discurso interior? ¿se instala dando clases doctorales y abruma a las neuronas? ¿vaga por temas fragmentarios, que nunca se podrán unir?
Fernando...digo...tu naciste para escribir y para que los demás admiren tu trabajo y si va, lo cuestionen. Habla con el Fernando, que está dando el discurso y plantea una tregua productiva: hablar los dos de lo mismo...llegar a un consenso entre metas y objetivos. Después vemos como fue.
Abrazo.
Diego.

José Luís Romero dijo...

Hola, me presento. Soy Jose Luis Romero, barcelonés, y acabo de publicar mi primera novela, una novela negra, con tiros y todo, que transcurre en la Barcelona actual. ¡Que miedo!
Os dejo (con vuestro permiso) un pequeño extracto y la dirección de mi blog blog.

...En una ciudad tan populosa y cosmopolita como Barcelona en cualquier lugar hay broncas, en cualquier momento se comenten asaltos o te topas con borrachos al volante. Y la noche es otro país con otro idioma, donde predomina la palabra gruesa, el gesto seco y donde campan a sus anchas los pirados que se dedican a incendiar coches y contenedores para divertirse. A esas horas el peligro y la violencia aumentan exponencialmente, sobre todo en el centro. Por algo Las Ramblas se encuentra en el ranking de las diez calles más peligrosas del mundo....
...Otra cosa era el resto de la Plaza y sus aledaños, donde se movía otro tipo de ambiente. Un batiburrillo de gente de la más baja extracción se daba cita también allí. Los bancos públicos y los suelos estaban ocupados por una variopinta hueste antisocial: gente sin patria ni techo, pedigüeños, camellos, borrachos, drogadictos, liendrosos, feos y los más guarros de Barcelona y otras ciudades europeas se congregaban cada noche entorno al sembrado de terrazas más caras de la Barcelona cosmopolita, una milicia que había renunciado al amansamiento impuesto por el sistema y había asumido el extremismo social como forma de vida...
Extractado de SIEMPRE QUISE BAILAR COMO EL NEGRO DE BONEY M...

http://minovelanegra.blogspot.com/

Adhara dijo...

joder, los bots de spam son cada dia más pesados, ahora pegan trozos de novelas y todo O.o

Tawaki dijo...

Será que al poner en orden tus cosas no encuentras tus ideas.

Un abrazo.

leo dijo...

¿Aún no te has encontrado? ¿Te has perdío del todo?