martes, 29 de junio de 2010

Rebotando por las paredes (literalmente)

A mí el verano me da un subidón marujil que ya lo querrían para sí las señoras que se ponen una bolsa en la cabeza y ven a Ana Rosa Quintana (atentos a las vergonzosas búsquedas a través de las que los salidos de turno llegarán a mi blog después de esta mención) mientras comen patatas fritas del Mercadona.

Desde que me dieron las vacaciones, he llevado a la tintorería alfombras, fundas nórdicas, sábanas... he intentado hacer limpieza, la he hecho, la he vuelto a hacer; estoy planeando pintar una habitación (y convertirla en pseudobiblioteca porque mis libros llevan casi un año metidos en cajas y no es plan); he instalado yo solo un aparato de aire acondicionado...

Vamos, que me pongo un delantal y podría unirme al club de Gracita Morales y Rafaela Aparicio e irme de copas con ellas por las noches después de terminar la tarea, para comentar lo mal que está el servicio y el batín tan elegante que llevaba puesto el señorito durante el desayuno.

Pero es que siempre me pasa igual al comienzo y al finalizar el verano. No sé por qué, supongo que es porque termina el curso y hay como deseos de tirar a la basura todo lo pasado, de limpiar el estrés de junio y de quedarse con lo necesario de cara al proceso de renovación que siempre sucede en septiembre.

Además es que estoy tan ansioso que tengo que ocupar mi tiempo con algo. Aparte de por ser opositor consorte, estoy nerviosito porque en teoría la semana que viene corrijo galeradas y no puedo estar más impaciente.

Ahora mismo, después de las mil revisiones que le hicimos a la novela entre el editor y yo durante el mes de mayo, le está echando un ojo la correctora de la editorial (después de haber pasado un proceso previo de maquetación y de revisión por parte del editor jefazo) por si se nos ha pasado alguna errata o error de concordancia o váyase usted a saber qué.

Este miércoles terminará esta revisión y volverá a echarle un vistazo el editor para después pasar el texto a maquetación y, finalmente, pasármelo a mí para la revisión final durante la semana que viene, semana en la que también trabajaremos con el texto de cuarta de cubierta y con mi biografía (¡Con mi biografía! ¡Pero si aparte de que me gustan los helados de leche merengada, que soy un vago redomado y que mi deporte preferido es el sillón-ball, poco hay que decir!).

Y, mientras tanto, me consta que el equipo de diseño está trabajando en la portada de la novela.

Esto marcha, los resultados son inminentes y yo no hago más que rebotar por las paredes como una pelota de tenis.

12 comentarios:

Irewen dijo...

Te entiendo perfectamente en el tema limpieza... yo he hecho lo mismo y ando pensando seriamente en rebuscar cajas, bolsas de basura y comenzar a clasificar los apuntes de cursos pasados porque se me está llenando esto y ya no se dónde ponerlo todo... y no hablemos de los libros.

Por el tema de la novela... normal que estés histérico y nervioso. ¡Debe ser una sensación única e increíble! Cuando esté todo acabado y tengas el libro en tus manos no te lo vas a creer, seguro.

Besos y ánimos.

Kuinsi dijo...

Me encanta tu espíritu marujil y tiene muchísimo sentido :)

Yo, como opositora, estoy esperando a hacer la defensa el viernes y salí contenta del teórico, por lo que he planeado que el mes de julio será EXCLUSIVAMENTE para frikear y escribir que es lo que me apetece, que me lo ha ganao :B

Y lo de tu novela suena TAN genial que creo que voy a llorar :____)

PD: ¿Algún consejillo pa la defensa? XDDDDDDDD

Ardid dijo...

¡Yo ya estoy planeando la limpieza para cuando coja las vacacioness dentro de un mes y medio!¡Qué ilusión lo de ver publicada tu obra! Te lo mereces, te lo has currado. Siempre arrancando sonrisas. Besos.

Anónimo dijo...

Jo, quién pudiera ser tu equipo de diseño T_T Y cómo me encanta que nos cuentes tus peripecias editoriales y que todo te vaya tan bien :_D El próximo año toca cambio de colegio? Está mal si lo pregunto aquí? Recibiste mi e-mail? Se echa de menos tus "plop!" en el chat! Disfruta el verano :))))))

Maripaz dijo...

La novela, la limpieza, los viajes, el blog, los exámenes... yo lo que creo es que no tienes muy claro el concepto de "vago redomado".

Ruth dijo...

Ya podía darme a mí un ataque marujil de esos, que empiezo las vacaciones el jueves y tengo la casa que da asco. Pero nada, oye, que no hay manera. Iba a limpiar los cristales de las ventanas, pero me he dicho que para qué, si me las van a cambiar en un par de semanas. Así que ya reservaré la limpieza para otro rato.
Lo de la novela, serán nervios, pero son nervios guays, ¿no?, de esos que todo el mundo quisiera tener. Disfruta el proceso, que tiene que ser una gozada.

lascreacionesdeayalguita dijo...

jeje, otra amiga profesora me ha dicho lo mismo, ella en cuanto acaba se pone marujil total!

¡Qué nervios por tu novela!!! Tiene que ser increíble estar tan cerquita de "parirla" que te queda ná para verla en las librerías!!!!!

(Cuando vengas a firmar a Madrid nos vamos de fiesta!!!)

PS: Suerte a tu "consorte" en su opo!!!

Begoña dijo...

Me sucede lo que a ti, el verano me transforma, casi no me sirve para escribir, me vuelvo tan realista que agota. En cambio el invierno me llena de sueños por escribir y todo lo que escribo lo aprovecho.
Y hablando de tu novela, tela marinera la corrección de la corrección de la corrección. Y que proceso tan emocionante. Y eso de rebotar por las paredes ni digamos :)

Sandra dijo...

Pues, debo ser uno de los especímenes raros de la humanidad, porque llega el verano y lo único que no me apetece es ponerme a hacer cosas en casa. Con este calorcito, sólo baños y vuelta y vuelta en la playa. Si es que estoy cansada todo el día!!

En cuanto a la novela, qué envidia!! En mi caso, sólo el poder escribir una sería una proeza. Admiro la imaginación de los escritores para crear historias y desarrollarlas tanto. Nunca seré capaz de escribir algo mío y que se publique, soy consciente de mis limitaciones imaginativas. En cambio, disfruto leyendo cada palabra creada por otros.

Sólo desearte mucha suerte con tu novela.

Un saludo.

Ana... dijo...

Yo llevo dos días entrando en el despacho de casa de mis padres para empezar a empaquetar libros, apuntes, material de clase... y llevarlos a mi piso. Pero nada, el ordenador tiene una fuerza sobrenatural que me atrae y hace que pierda la noción del tiempo. Y la mirada de mi madre cada vez que me ve sentada rodeada de libros descolocados empieza a hacerme sentir culpable... creo que voy a pedir una caja a la tienda que está al lado de mi casa. Deséame suerte!

Por lo demás, ya hay ganas de que salga tu libro ;)

B. Miosi dijo...

Tranquilo, el momento llegará y verás que todo saldrá a pedir de boca, por lo que me cuentas, la editorial se lo está tomando muy en serio. Te deseo lo mejor!

Besos,
Blanca

Fernando Alcalá dijo...

Irewen, no sabes lo que me alegra que, después de tanto tiempo compartiendo galletas en las escaleras dela torre de Ravenclaw, estés por aquí.

Ya te contaré (si las lágrimas me lo permiten) cómo se siente uno cuando tenga el libro en mis manos.

Kuinsi, no llores, espérame!!

Ardid (pero cómo me gusta ese nick, por el conde Olar!) es que sienta estupendamente lo de limpiar. ¿Lo malo? Que no se acaba nunca. A los dos días lo tengo todo otra vez desordenado... y Muchas gracias por tus palabras.

Coseta, tú no serás de mi equipo de diseño (por ahora) pero recuerda que serás la primera fotógrafa que me haga un desnudo con el que ganaremos millones. Just you wait.

Vale, Maripaz, cambiemos "vago redomado" por "perezoso de corazón", que siempre me cuesta empezarlo todo. O continuarlo. O terminarlo.

Ayalguita, lo de la fiesta se da por descontado!!

Bueno, Begoña, me hice un par de chichones mientras rebotaba, pero mereció la pena.

No, Sandra, si al final todo queda en agua de borrajas. Empiezo con ganas, pero me voy deshinchando... Y, sobre lo de escribir, simplemente hay que ponerse. Hazlo! YA!

¡Suerte, Ana! ¿Conseguiste la caja? Piénsalo fríamente porque todo lo que metes en cajas luego:

1) TIENE QUE TRANSPORTARSE!!

2) Tiene que colocarse!!!

¿Estás segura de guardar libros en cajas?

y Blanca, como siempre, es un placer tenerte por aquí. Muchas gracias por tus buenos deseos!